Cada vez más los gobiernos cuentan en sus filas con activistas animalistas para desarrollar políticas de “protección” de los animales. El alcance de sus leyes, el desapego de sus impulsores con el ámbito científico y el autoritarismo con el que éstos actúan han puesto en alerta a conservadores de fauna y también a colectivos como el terrariófilo, ya que entre los objetivos de estos activistas se encuentra la prohibición de la tenencia en cautividad de reptiles y anfibios.

Ante estas amenazas, conservacionistas de algunos países han unido fuerzas, como la comunidad científica Colombiana que, actuando en bloque, ha conseguido frenar el Proyecto de Ley animalista (P.L 004 de 2023), creado sin debates ni consensos y que de haber seguido adelante habría repercutido negativamente en la conservación de la fauna silvestre.

Del mismo modo, el colectivo terrariófilo se ha unido dando como resultado asociaciones y federaciones, entre las que se encuentra Responsible Reptile Keeping. Esta organización mundial tiene como objetivos promover, apoyar y proteger la cría responsable de reptiles en cautividad y para ello aboga por una cría eficaz (con altos estándares de bienestar), por generar contenido gratuito en medios digitales e impresos y por oponerse y refutar a quienes pretenden limitar la tenencia responsable de estas especies mediante el uso de información errónea.

En esa dirección, la organización, comparte hoy un documental para dar a conocer como una minoría extremista ha llegado hasta el poder legislativo de varios paises y como sus políticas podrían acabar perjudicando al bienestar de los reptiles cautivos.